Los duendes Islandeses y la gente escondida: Huldufolk

Leyendas Islandesas

Los duendes Islandeses y la gente escondida: Huldufolk

En el año 2006 se realizó una encuesta: el 37% de los islandeses dijo que veían posible la existencia de duendes. La creencia es parte de la cultura de esta isla, y algún peso tiene, ya que una construcción de infraestructuras estatales se vio detenida y posteriormente modificada durante el año 2014 para no molestar a estos extraños personajes. Increíble pero cierto.

La construcción de un proyecto de carreteras que cruzarían un campo de lava, se vio interrumpido, entre otras cosas, porque se creía que afectaría una “iglesia de duendes de Islandia” que se encuentra en medio de la trayectoria de uno de los caminos. Unas videntes conocen esto de la iglesia de duendes porque aseguran que puede ver y sentir su energía, una sensación que muchos islandeses conocen.


Si un camino es completamente necesario, los duendes generalmente se moverán fuera del camino, pero si se considera superfluo, como es este caso, podrían suceder “cosas muy malas”. “Esta iglesia de duendes está conectada por la energía de la luz a otras iglesias, otros lugares. Así que si es destruida nada bueno puede suceder.”


Hay que aclarar que los duendes islandeses no son de la variedad verde, pequeña y de orejas puntiagudas que le ayudan a Papá Noel a empacar los regalos de Navidad. Son del mismo tamaño que un humano, sólo que son invisibles para la mayoría de nosotros. En general, son una raza pacífica pero si se les falta al respeto -por ejemplo, explotando dinamita en sus casas e iglesias de roca-, no son reticentes a mostrar su descontento.