5 platos que debes probar en Turquia

La cocina turca es considerada una de las principales cocinas del mundo, reputada por sabores intensos a pesar de su simplicidad.

Al ser un país de tradición islámica no encontraremos cerdo en sus especialidades por otro lado tampoco platos excesivamente picante aunque podremos encontrar alguna elaboración con este tipo de especias.


La gastronomía turca se nutre principalmente de la extensa huerta mediterránea: berenjenas, ensaladas frescas, aceites de oliva, nueces y especias, y como todas las cocinas de influencia islámica la carne está muy presente en muchos platos.


Seguramente ya hayas probado el Kebab, pero la gastronomía turca no se limita ni mucho menos a este plato, aquí te traemos una selección de 5 platos de la gastronomía turca que no te puedes perder en tu próximo viaje con Alma Mochilera. 



1.      Köfte.

Son una especie de albóndigas típicas que se elaboran con carne picada, normalmente de ternera o cordero. Suelen ir mezcladas con diferentes especias y a veces también con cebolla picada, verduras o huevo. Se cocinan asadas, fritas o al vapor. En Turquía existen casi 300 variedades diferentes de köfte.

El Köfte es una auténtica delicia que puntuamos con un 9,5 que no debes dejar escapar en tú viaja e Turquía con Alma Mochilera.




2.      Manti.

A medio camino de los momos o dumplings chinos y los raviolis italianos pero con especias turcas. El manjar se compone de diferentes tipos de carne envuelta en masa blanda, y la carne puede ir hervida o frita. El Manti se suele servir con salsa de yogur y ajo y especiado con pimentón en polvo fundido en mantequilla. A veces se pica sumac y/o hojas secas de menta. De acuerdo con las leyendas urbanas los caballeros turcos o mongoles solían llevar estos mantı secos para ser cocinados en cualquier parte de forma sencilla.




3.      İmam Bayıldı 

Berenjena rellena con una mezcla de tomate, cebolla, bulgur, otras verduras y ajo. Esta delicia turca se hornea y se sirve con Pilaf (Arroz especiado) Hay una anécdota divertida relacionada con su nombre que un Imam se desmayó cuando escuchó el costo de los ingredientes que entran en la elaboración de este plato, de hecho Imam Bayildi se traduce como "Imán desmayado"