Myanmar. El milagroso Thanaka

Myanmar. El milagroso Thanaka

Una de las múltiples sorpresas que el viajero se encuentra al aterrizar en Myanmar es comprobar que la totalidad de las mujeres que uno se cruza al paso llevan la cara embadurnada con una pasta amarillenta.

Los birmanos llevan utilizando este producto natural más de mil años y no es de extrañar que la tradición continúe puesto que los beneficios probados por la ciencia de este remedio son muchos, entre ellos:



Protector solar

Refrescante cutáneo

Antiséptico

Hidratante

Regulador de la grasa

Anti-Acné

Limpiador

Reductor de marcas y cicatrices

Antienvejecimiento


El Thanaka se obtiene de triturar la corteza del naranjo de jazmín (Limonia acidissima) otro árbol exótico del sudeste asiático, las pomadas con mejores propiedades son realizadas con árboles de al menos 35 años de antigüedad aunque con ejemplares de más de dos años ya se puede realizar la pomada. Mezclando este producto con agua es como se obtiene la pasta; tan sencillo, sano, económico, natural y efectivo que no es de extrañar que todas las mujeres y niños de Myanmar hagan uso de este producto así como también muchos hombres y además huele muy bien con toques parecidos al sándalo.


Viendo todas estas benignas propiedades no es de extrañar que se considere uno de los cosméticos naturales más saludables y beneficiosos que existen.


A pesar de que, dada su historia política (el pueblo Birmano ha estado aislado del mundo durante tanto tiempo y posee una pobre economía agraria de subsistencia), este ha sabido utilizar el conocimiento de la naturaleza de su entorno para crear este cosmético ecológico y ha preservado este remedio ancestral a lo largo de los años para que llegados al SXXI los occidentales nos maravillemos con un remedio tan efectivo, natural, sostenible y barato que nos hace dudar de los ingredientes, métodos de investigación y fabricación de nuestros productos de belleza occidentales.

Las birmanas aplican el sentido artístico al producto, realizando formas geométricas y florales con la pasta para decorar sus mejillas. Estos diseños y la perpetua sonrisa de los birmanos (el pueblo más sonriente que he conocido) serán la cara que pongamos a Myanmar cada vez que recordemos este alegre país.


Tenemos viajes con mucha alma mochilera para que conozcas de muy cerca estas y otras curiosidades del sorprendente pueblo Shan.

Comentarios

    Deja un comentario